martes, 10 de febrero de 2015

Prevención y cuidado, antes y después del embarazo


La gestación y el pos parto son períodos de grandes cambios en la fisiología de la mujer. Los senos, las piernas y la piel son las partes del cuerpo más afectadas por los trastornos derivados. A continuación, hablaremos de algunas medidas preventivas para paliar esos trastornos durante estos periodos.

Cuando deseamos planificar la llegada de un bebé, es importante dejar de lado vicios como el alcohol y el tabaco, ya que ambos pueden causar defectos de nacimiento físicos y mentales en el bebé. Se recomienda suplementar la alimentación con complementos nutricionales formulados específicamente como por ejemplo; 

Gestagyn preconcepción® para favorecer la fertilidad femenina ricos en minerales y vitaminas como el ácido fólico, otras vitaminas A,D,K, complejo B, Omega-3, yodo hierro, zinc, calcio,fósforo.
Por otro lado, un peso saludable antes del embarazo reduce las posibilidades de sufrir complicaciones durante y después, como presión arterial alta, diabetes gestacional y bebés prematuros.

Tras el parto deberá ocuparse de su cuerpo con especial atención y constancia, y el farmacéutico le será de gran utilidad para que le aconseje el mejor producto dermocosmético de prevención o tratamiento para cualquier tipo de problema.

Cuidado de los senos

El cambio del tamaño de los senos es uno de los primeros síntomas que se observa en el embarazo. Se vuelven más sensibles y endurecidos debido a las hormonas secretadas. Es primordial empezar a cuidarlos desde el momento que se confirma el embarazo para prevenir la aparición de las grietas. Para prevenirlas se debe reforzar la piel del pezón frotando la zona con un cepillo dental viejo durante la ducha y lavarlos con un jabón suave. Durante la gestación y la lactancia se pueden utilizar preparados como por ejemplo; Purelan® 
(Medela) o el Antigrietas® (Avent).

Para el resto del pecho es recomendable reforzar la elasticidad de la piel y tonificarla aplicando productos específicos 2 veces al día, extendiendo el producto desde la barbilla hasta rodear los senos, evitando pezón y la areola. Con estos productos como por ejemplo; Trofolastin senos® ,es como prevenimos la aparición de las estrías.

Hiperpigmentación

Durante el embarazo aumenta la producción de la pigmentación en la piel como consequencia de los cambios hormonales. Por ello es primordial una fotoprotección adecuada durante todo el año.
En el caso que aparezcan manchas existen tratamientos eficaces aptos para embarazadas o lactantes como por ejemplo; Melaperfect®.

Cuidado de las piernas

Los trastornos de circulación son muy frecuentes durante la gestación ya que el útero aumenta su tamaño ejerciendo una presión adicional a las venas de la pelvis además de aumentar el volumen de la sangre circulante entre otros factores.
Para minimizar molestias como pesadez, edema, hormigueo, hinchazón, calambres, varices:
·        Realizar un paseo diario para ayudar a drenar líquidos acumulados y facilitar el retorno venoso.
·        Evitar ropa estrecha y usar un calzado adecuado.
·        Dormir con los pies más altos que la cabeza.
·        Realizar masajes circulares y aplicar duchas con agua fresca en sentido ascendente. 
  

     Existen productos específicos para reforzar los capilares evitando así la aparición de arañas o varices como por ejemplo Remescar®.

martes, 3 de febrero de 2015

Cuida tus Articulaciones


Esta semana vamos a dedicarla al cuidado de las articulaciones. Es muy frecuente que en la práctica deportiva sus articulaciones queden resentidas. El 80% de las lesiones deportivas estan asociadas a músculos, ligamentos, articulaciones y tendones.
Otro factor principal implicado directamente en el desgaste de las articulaciones es la edad, con el paso de los años perdemos la capacidad se sintetizar colágeno, el cartílago se vuelve más fino y los tendones y los ligamentos pierden flexibilidad.
Luego encontramos a clientes que sufren de artritis y de artrosis.
Para todos estos grupos de personas, os ofrecemos algunos consejos prácticos para mejorar vuestra calidad de vida:

  1. Controle su peso: El exceso de peso es un factor que afecta directamente a las articulaciones, esta puede facilitar desequilibrios y generar desgaste.

  1. Practique ejercicio físico moderado en regularidad: La actividad física moderada y regular, favorece la salud articular. Deben realizarse ejercicios previos de calentamiento y luego de estiramiento. Los primeros permitirán que las articulaciones se preparen para los impactos, mientras que los segundos que las mismas trabajen al máximo de su potencial.

  1. Evite practicar deportes sin la preparación adecuada: Al empezar un deporte intentar ser progresivos, machacarse o establecerse un objetivo no progresivo no conlleva nada bueno.
Es importante tener en cuenta que no todos los ejercicios se adaptan a las condiciones físicas y estructurales de una persona asi que: ¡No seas cabezota!

  1. Refuerza tu musculatura: Los músculos rodean, acompañan y protegen las articulaciones. Trabajar la musculatura es un apoyo para tus articulaciones.

  1. Manten una buena alimentación adecuada disminuyendo alimentos como la carne roja y aumentando el consumo de frutas, verduras, cereales…vamos alimentos antioxidantes que detengan el proceso inflamatorio.


  1. Complementa tu dieta con suplementos como:

Glucosamina
•Previene el deterioro de las articulaciones. •Inhibe enzimas destructoras del cartílago. •Implicado en la formación de tendones, ligamentos y cartílago •Antiinflamatorio
Condroitina
•Inhibe enzimas destructoras de cartílago, ralentizando el proceso osteoartrítico. •Alivio del dolor. •aporta las propiedades mecánicas y elásticas al cartílago proporcionándole mucha resistencia a la compresión. •Antiinflamatorio
Msm (Azufre)
•Formación y mantenimiento de tejido conjuntivo. •Antiinflamatorio. •Lubricación de articulaciones. •Regeneración de cartílago.
Magnesio
Descontracturante muscular.
Silicio
•Remineralización del hueso. •Fomenta la síntesis del colágeno. •Reconstitución del cartílago. •Mejora la formación y elasticidad de los tendones.
                  

                           Y recuerda:   ¡El  mejor tratamiento  es  el  preventivo!